lunedì, novembre 26, 2007

Refresco con burbujas...

La playa de Amoniak Havnen, sobre Lille Bælt

El domingo pasado fui a bucear, junto a mis compañeros del club de buceo AUG (Akademisk Undervandsgruppe).
Fuimos a uno de los estrechos que dan nombre al mar Báltico, el "Lille Bælt" (literalmente Cinturón Pequeño). Es un estrecho entre la isla de Fionia y la península de Jutlandia.
El lugar al que fuimos a bucear se llama Amoniak Havnen... el Puerto del Amoníaco, queda sobre la costa de la ciudad de Fredericia, justo en frente de la ciudad de Middelfart.

La temperatura del aire era de 5 grados, la del agua era de 11 grados en superficie y de 8 grados a 25 m de profundidad. Fue mi récord de profundidad: 25,7 m!
El único detalle es que con el agua turbia y con tanta correntada se nos perdió uno de los integrantes del grupo... a la sazón, el guía. Así que no nos quedó otra a los dos restantes, que subir antes de tiempo.

El bote inflable para recuperar a los buzos del agua.
En el fondo, el puente que uno Fredericia (Jutlandia) con Middelfart (Fionia)


Cabe aclarar que en el mar Báltico el agua suele estar turbia. Por eso es necesario que los buceadores de un mismo grupo vayan atados entre sí. Cuestión de no correr el riesgo de dispersarse al perderse de vista. Uno de los tres se desató (involuntariamente) y de repente... algo faltaba..
Aparte, se lleva una boya atada a la soga, cuestión de indicar a los compañeros que están en la superficie, encargados de la seguridad, por dónde están los sumergidos. De paso, los navegantes (el Lille Bælt es una via navegable muy transitada), se dan cuenta de que en ese lugar podría aparecer una cabecita con antiparras.. onda, guarda, no te lleves por delante a los buzos con tu barco...
Y bueh, faltaba uno, así que: Pa'arriba! On monte! Hen op!
Y allí encontramos al perdido, ya sobre la playa. Allí donde estaba la boya encontramos al botecito que venía a buscarnos... y esto era a casi 700 m del lugar de inmersión! La corriente era fuertísima... poco más y Willkommen in Deutschland!

Un termo de mate para recuperar el calor, torta y chocolate para recuperar calorías... y regreso a Selandia, Sjælland, la tierra del alma en danés...
Los buceadores del CSE.
Bettina fue quien nos preparó la torna.

La inmersión refrescante ha sido muy agradable, verdaderamente! Ni me resfrié siquiera.

Recuperando calor, al solcito, sobre la playa.


La verdad que estuvo muy buena la experiencia y ni me resfrié ni nada...

4 commenti:

Emepol ha detto...

Qué lindo el buceo.
Yo he buceado un par de veces, pero hace mil siglos. De chico en Puerto Madryn. De adolescente, he realizado una excursión en México, pero era snorkeling en realidad, ya que para el buceo precisabas ser buzo hecho y derecho.

Ya algún día las aguas me volverán a encontrar con un tubo de oxígeno acoplado a mis espaldas.

JP ha detto...

che que linda aventura eh!
copado eso de bucear.

gerardo ha detto...

mordiiiiiiiii... como vaaaa!
yo x aca... muy contento termine de cursar y empiezan las noches de mate o cerveza. todo bien todo bien... je q mas te puedo contar? ya tengo mi pasaje BUE-FRA-BUE!! lindo el buceoo. no?? abrazoooo ger

Vanina ha detto...

queeee frío Mordi!!! ;)
Vanina